ALFONSINA


los padres de alfonsina estaban muy ilusionados con ella, la apuntaron a clases de música porque querían que tocara el piano, como todas las señoritas de buena familia, el violín, quizás, que también era un instrumento muy bien considerado, pero alfonsina decidió elegir su propio camino, expresarse al dictado de sus instintos, con su verdadera voz. prefería decepcionar a su familia antes que a sí misma.

30 comentarios:

  1. Se diría a punto de soltar una MUY SONORA carcajada :D

    ResponderEliminar
  2. Bien por ella!. Cuesta plantarse, pero verás como esta Alfonsina no termina recostándose acostada en el canto de las caracolas marinas. Que se apunten los padres a piano, qué manía con proyectar nuestras frustraciones en los hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. una manía infructuosa, además, la mayoría de ocasiones

      Eliminar
  3. La verdad es que no tenemos porqué seguir los planes que al nacer nos dieron, ¡yo estoy con Alfonsina!...

    Un abrazo Raúl!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y yo también, vivan los valientes! un abrazo paisana

      Eliminar
  4. Esta foto de Alfonsina te la capturo, mon ami. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. instrumento de carácter eligió!
    y libertad para su vida!
    Hermoso!
    Ojala todos tengamos tal valor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aunque parezca contradictorio, a veces hay que reunir mucho valor para elegir ser libre, verdad?

      Eliminar
  6. Pues hizo muy bien eligiendo lo que más le gustaba. Es una buena forma de demostrar la personalidad de cada cual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la mejor opción es la que uno elige, desde luego, aunque luego te equivoques o salga mal, siempre podrás tomar decisiones nuevas después!

      Eliminar
  7. Genial! Así deberíamos de responder frente a lo que nos imponen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con firmeza, con determinación, eso es

      Eliminar
  8. ¡MARAVILLOSA! ¡SENSACIONAL! ¡ME ENCANTAAAAA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra Luz, gracias por este contagio de vitalidad! :)

      Eliminar
  9. Mírala, con semejante instrumento... :) Seeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un instrumentaco! alfonsina puede con todo :)

      Eliminar
  10. Un cuento " ejemplarizante", me gustaron mucho las tres cosas: la idea escrita, la imagen y la chica que lo tiene claro: Alfonsina. Yo conozco a una Alfonsa, pero me temo que tras el nombre contundente hay una persona tan retraída que pasa desapercibida. No parece que vaya a imponerse alguna vez...
    Besos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tener un nombre contundente no sirve para espantar los miedos, está claro. besos!

      Eliminar
  11. bien por alfonsina ! no siempre es fácil escapar de la lógica, costumbre o la razón ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esas fuerzas antagónicas lo ponen difícil, sí :)

      Eliminar
  12. eso mismo.... llega el momento de tu vida mas temprano que tarde que no tienes que complacer a nadie

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con queda uno complacido ya es mucho, no? :)

      Eliminar
  13. Se la ve entregada a Alfonsina... ganas le pone, eso no se lo vamos a negar, aunque el resultado parece que podría ser mejorable jeje...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la espectadora cercana sonríe, sí, pero por mero compromiso! el de los brazos cruzados del fondo tampoco parece muy receptivo :)

      Eliminar
  14. Había escrito algo aquí acerca de la contravirtud de la terquedad y lo agradecida que estoy a algunas tercas que me antecedieron, pero ese comentario se lo tragó el gran monstruo intestinal de internet.
    No se pierde nada.

    Un abrazo, y siempre cerca.

    ResponderEliminar
  15. Jajaja. Bien por Alfonsina.
    Y por toda esa gente auténtica que vive al son de los dictados de su propia identidad y no por los que quieran imponerle.

    Y a hacerse escuchar!!!! Guste a quien guste :-)

    Besooo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un hurra por esa gente, claro que sí... hip-hip!

      Eliminar