A PLACE CALLED HOME


un día, lo sé, habrá un lugar para nosotros llamado hogar, un lugar lleno de esperanza, porque ahora es el momento adecuado y los pájaros siguen cantando, suenan las campanas, la batalla está ganada... así lo canta PJ harvey, y así lo siento yo, punto por punto, porque vamos a comprar una casa en cuestión de días, más grande, más bonita, un lugar llamado hogar, como dice PJ, nuestro nuevo hogar. es mi principal novedad de estas vacaciones que ya terminan. en septiembre comienza el curso universitario, la época más intensa en mi trabajo, así que entre lo del piso y el estrés laboral tendré menos tiempo para un ritmo bloguero óptimo, aunque seguiré publicando cosas, seguro. un abrazo de regreso a todos.

100 + BMP


bueno, esto sí que es una fanfarria mañanera en condiciones, sin falsas recreaciones mentales, sin grotesquez, 350 músicos de todo tipo y condición se citan en nueva york para ejecutar una partitura que previamente se había publicado en internet, un armónico encuentro en el que todo el mundo se entiende perfectamente gracias a la universalidad de ese maravilloso lenguaje que es la música, y así, con música, me despido hasta el próximo curso bloguero, amigos. felices vacaciones!

FANFARRIA

así se llama mi última composición, fanfarria. piano mínimo, un loop, batería real luego y metales, sobre todos metales, emulados con el session horns. no hay más. la descripción sonora de un momento que, supongo, todos hemos vivido alguna vez. a ver si os gusta :)

CRASH COURSE IN SCIENCE


aunque los maestros del oscurantismo electrónico en los años 80 eran europeos, germanos y belgas, fundamentalemente, porque ellos fueron los hacedores de la más perfecta y desalmada música industrial post-punk, en los EEUU surgieron grupos que también pusieron su granito de arena. dos granitos comparto hoy de crash course in science, un trío de filadelfia que usaba el sintetizador como un martillo pilón, hasta el total descabalamiento. sé que ahora, tres décadas después, no tiene el mismo efecto, en absoluto, que probablemente os desagrade esta implacable música chirriante, pero, creedme, son dos auténticas joyas, dos clásicos del género, si algún viejo pendejo nocturno las disfrutó en su contexto sabe de lo que estoy hablando, probablemente ahora esté bailando con lágrimas en los ojos, como en aquella maravillosa canción de ultravox.

SARAH mcCOY


"¿os habéis encontrado con el demonio alguna vez?" pregunta sarah, pero nadie le hace ni puñetero caso, está actuando en un tugurio, de cuatro gatos que hay dos están jugando al billar, a su rollo. pero a sarah mcCoy, una auténtica fuerza de la naturaleza, le basta una silla para maravillarlos a todos, cantando con el alma, hasta la extenuación, rugiendo como un león herido.  

RECUERDOS


primero olvidé sus dedos, pensé que era porque no sabía identificar el pulgar del meñique. me asusté y acudí rápido a la biblioteca. quizás aprendiendo a reconocerlos mi memoria los volvería a evocar. me hice experto en digitopuntura, pero no conseguí recordar ni siquiera una uñita. más tarde olvidé sus tobillos, después sus rodillas y poco a poco sus muslos. llegado el verano perdí su cabeza, el recuerdo solo era un torso. ahora, cuando la e(qui)vocaba, la sostenía en los brazos, un cacho de carne sin forma, masilla orgánica. entonces me inventé un corazón con la esperanza de navegar por el cemento del olvido.

*con este micro he tenido el honor de ser premiado en el concurso anual de relatos de coeliquore. estoy feliz :)