asombroso asomo


tenía un pequeño transistor en el aseo y siempre que se lavaba los dientes por las mañanas lo encendía, para saber cómo había amanecido el mundo y para no sentir el espeso silencio de la casa. desde que se compró el cepillo eléctrico, sin embargo, no escuchaba las noticias en condiciones, sólo palabras sueltas, ahogadas por el pertinaz motor de aquel cacharro limpiador, pero se medioacostumbró, porque tampoco era cuestión de poner la radio a todo volumen a horas tan tempranas. allí estaba, por tanto, delante del espejo, con la boca abierta, espumosa, como un idiota, envuelto en esos ruidos monótonos, extraños, hasta que no se sabe muy bien porqué, en un momento en que sus ojos se encontraron en los ojos del reflejo, sintió un vértigo terrible, como si se asomara al límite del mundo. apagó el cepillo y subió el volumen de la radio. prefería enfrentarse a las quejas de los vecinos que al silencio de los abismos.

25 comentarios:

  1. buenos días! yo vivo en un 4 piso de 1939, es un último y no tengo vecino a mi vera. Mis vecinas de abajo son sordas, para lo bueno y lo malo ( tengo que escuchar el "diario de patricia", quiera o no).

    El cepillo electrico me resulta imprescindible, y la radio también. De momento, no he sentido tal vértigo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas:
    Siempre es más facil enfrentarse a los demás que a uno mismo...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja a mi me pasa lo mismo pero con el secador de pelo...
    Lo jodio es cuando no te reconoces en el espejo..digo.

    ResponderEliminar
  4. Genial. Me voy a comprar yo un cepillo eléctrico aunque no me gustan, voy a poner la radio a tope y a quitar el espejo del baño. Por si acaso.

    Feliz día.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó tu relato... eres genial escribiendo estas historias (igual que arrejuntando y mezclando, jejejejeje)...
    Preferible el sonido de la radio que el cepillo eléctrico (nunca he utilizado un chisme de ésos)..
    Besos y gracias por tu enlace...

    ResponderEliminar
  6. Las penurias de otros la escupimos sin problemas al enjuagarnos la boca, otra cosa son las nuestras, que se instalan en nuestras caries y nos hacen la vida imposible desde las muelas tomadas.

    ¡Me encanto! :)

    ResponderEliminar
  7. bonito relato e... Inquietante fotografía...

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. No tengo vecinos, decidí huir del mundanal ruido, así uno aprende a escucharse mejor así mismo, para poder escuchar y entender a los demás .

    ResponderEliminar
  10. Jurrrr....
    Que vértigo, si...
    La historia genial, que imaginación amigo!!

    ResponderEliminar
  11. jurrrrrr... y se topó de golpe con la realidad...
    Tus cuentos son geniales...
    Besicos
    Encarna

    ResponderEliminar
  12. Bonito relato. Más de una reflexión parecida me he hecho yo delante del espejo, sin duda.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. me he acostumbrado a ese ruidito y no me molesta en absoluto.
    me encantó! :)
    bonita foto

    _abrazos

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué gracia! Mi televisión está rota, el audio está perfecto, pero la pantalla está negra como la noche. Y aún así, la enciendo mientras como y ceno porque si no, me siento sola. ¡Qué cosas! La falta que nos hace el ruido.

    ResponderEliminar
  15. Que buenos son tus cuentitos!!!
    Lo buenom si breve dos veces bueno!!!!

    Que tengas un excelente día!!!

    ResponderEliminar
  16. Estas ahi..., con el "cenjo Fruñido", retador...., o es que estas estreñido????...jajaja.
    Habra que decirle al colega, que tambien hay musiqueta en el arradio, lo digo por el rollete de las noticias.
    Ademas se dio cuenta que detras del reflejo habia algo mas que el mismo.
    Saludos.
    Jesus.

    ResponderEliminar
  17. extraña fotografía y bonitas y reconocidas letras, a mi a veces tb el silencio me da vértigo

    ResponderEliminar
  18. Siempre he dicho que mirarse en el espejo es un ejercicio tortuoso. Sobre todo si te encuentras al otro lado... besos.

    ResponderEliminar
  19. Vaya, me dió un escalofrío...

    no me gustaría llegar a sentir nada parecido a lo que sintió el protagonista, nunca.

    un besote Raúl pasa feliz noche!

    ResponderEliminar
  20. a veces cuando leemos cosas... las hacemos nuestras... la unica diferencia que en lugar de un transistor .. era una television..

    ResponderEliminar
  21. miedo a ése silencio matutino...

    lo conozco.

    que se jodan los vecinos.

    Un abrazo,Raúl.
    (me encantan tus textos)

    ResponderEliminar
  22. belos: conto e foto

    [ e repito: belos! :)






    ~

    ResponderEliminar
  23. klimtbalan17/6/09 9:41

    Podría ser tu reflejo??
    Con el transistor sí te imagino!!
    Besicoooos

    ResponderEliminar
  24. Tienes estilo RAÚL.
    Me encantan tus minicuentos.
    Ya no pones poemaudios?
    Un bico

    ResponderEliminar