atropellismo

normalmente quería marcharse antes de llegar, y es que sufría de atropellismo, una rara enfermedad que le incapacitaba para el deleite, instantaneándole la impaciencia. los ataques eran del todo imprevisibles, frente al botón iluminado de un ascensor ocupado, ante el colorido muestrario de comida en un buffet libre, sencillamente lo quería todo, y lo quería ya. el doctor dijo que el remedio sería encontrar a alguien que provocara el embelesamiento severo de todos los sentidos y consiguiera detener el tiempo. “joer!” exclamó en voz alta después, al pensar en la receta, mientras cruzaba precipitadamente un paso de peatones en rojo.

10 comentarios:

  1. El atropellismo perjudica seriamente la salud...Aunque parece broma conozco a más de uno que vive así,qué estrés...

    ResponderEliminar
  2. troyana(http://historias-troyanas.blogia.com)10/12/07 9:33

    Pues yo creo que tengo un poco de atropellismo,pero no con el ritmo de vida cotidiano( que bueno, un poco también) sino con la impaciencia que me asalta cuando deseo que pasen cosas en mi vida y que pasen YA!
    saludos troyanos!

    ResponderEliminar
  3. ¿Y se puede tener atropellismo para unas cosas y no para otras? Porque yo creo que padezco de atropellismo selectivo.

    Bueno, para este tipo raro de atropellismo también serviría lo de "encontrar a alguien que provocara el embelesamiento severo de todos los sentidos y consiguiera detener el tiempo"?
    ¿Qué opina doctor?

    ResponderEliminar
  4. Lo raro es encontrar a alguien embelesado... ¿quien tiene tiempo?.
    Conseguir el ritmo adecuado,la justa medida, algunos no lo encuentran en toda su vida. Después los acelerones y los frenazos están al orden del día.

    ResponderEliminar
  5. yo creo que sufro de todo lo contrario, en ocasiones me veo inmersa en un mar de sensaciones que lo ralentizan todo a mi paso, es como caminar a camara lenta, percibes las cosas con más claridad, de forma más intensa....

    ResponderEliminar
  6. mmm. pues todo es relativo.. dicen que hay que vivir deprisa porque se nos pasa la vida, se nos pasa el arroz .. la sociedad nos impone un ritmo, si no tienes novio, cuando vas a tener novio, cuando consigues novio, cuando te casas, si te casas... cuando tienes un hijo, si tienes un hijo,,, cuando la pareja... coño y si te sales de todo esto eres un bicho raro o algo te pasa...yo me nombro socia honorifica del club de las horas muertas...a las comidas a fuego lento, que si lo pones a fuego muy alto se quema todo,, hasta la sarten..

    ResponderEliminar
  7. todo es relativo sí... mejor un poco de todo, un atropellar así, como despacito.

    ResponderEliminar
  8. ala!!
    que bueno!!
    Ahi han vivido mis abuelos, justo en esa esquina a la derecha... que casualidad!!
    Eso es Bilbao, Solokoetxe, bajando al Casco Viejo desde Santutxu....
    Jo, cuantos recuerdos....
    Hace tanto que no voy por ahi... pero... esa foto está trucada, no?
    O es asi...? Han arreglado la acera...jo...
    Me he emocionado tanto que ni he leido el texto...usted perdone!

    ResponderEliminar
  9. pues creo que es una foto sin trucar, o al menos he encontrado varias con este paso de cebra infinito. no sabría decirte. la casa de tus abuelos... qué casualidad!! :)

    ResponderEliminar
  10. pues yo creo que sufro el mismo síntoma que el personaje de tu historia, intentaré corregir ese ritmo acelerado mientras espero a que llegue ese alguien que me paralice los sentidos.

    ResponderEliminar