el realista


- estás más gorda últimamente, no? esos pantalones te quedan fatal, chica, no deberías ponértelos
- vaya, gracias por decírmelo con tanta delicadeza
- qué pasa? yo siempre digo las cosas a la cara. soy realista.
- lo que eres es gilipollas, mayormente, perdona que te diga

30 comentarios:

  1. ¡¡Jajajajaja!! es verdad, qué asco da la gente que confunde sinceridad con mala educación, sobre todo cuando no les has pedido opinión...hay taaaaaanto gilipollas suelto que asusta.

    Kisses.

    ResponderEliminar
  2. ¡Jajajajajajajajaajajja muy bueno :)))))))! El tacto hay gente que se lo olvidó en la casa...Un besote Raúl y buenos días :))))

    ResponderEliminar
  3. ajjajajajajajajaja estoy con sincopada.

    Curioso que la indignada sea del género femenino. ¿que pasa a los hombres o nos hiere nada? :P

    ResponderEliminar
  4. Jeje, para estos casos, aunque suene un poco fuerte, está muy bien la frase...

    "No estoy gorda, estoy acumulando mierda pa cagarme en tu puuuta madre"

    Y se queda una más a gusto que tres ;)

    ResponderEliminar
  5. bueno, una frase tipo "pues mi ex la tenía más grande", por ejemplo, nos puede hundir en la miseria, que también tenemos nuestro corazoncito, oye, estúdido y testicular, pero corazoncito.

    ResponderEliminar
  6. Buenísima!
    Hay veces es que para decir... métete la sinceridad por donde te quepa xDDD
    De acuerdo con Sincopata.
    Se creerán que hacen un favor...??

    ResponderEliminar
  7. Jaajajaajajajajaj eso eso...que a veces los hombres...tenéis el corazoncito la mar de escondido, y cuesta sacarlo a flote :))))))))

    ResponderEliminar
  8. Pues yo prefiero estos gilipollas que los otros.. Los que dicen lo mismo pero por detrás, a los demás... criticando y disimulando hipócritamente cuando te ven...
    Claro que puestos a preferir es mejor el capaz de hacerte caer en obviedades delicadamente, como quien no quiere la cosa, socráticamente, como si tu misma lo hubieses averiguado sin ayuda, que igual estás gorda, sí... pero al menos eres lista!!! jajaja.... Pero estos últimos son pocos y escogidos... jaja

    La camiseta arrugada también entre dentro de mi realidad... sí.
    I hate ironing!

    Bicos de buenos y reales días!

    ResponderEliminar
  9. jajajajajaaj estas actitudes son las que me abocan a la violencia mental. Siempre te acabas topando a lo largo de la vida con alguien así...
    Y en este caso es un gilipollas, pero yo he tenido más comentarios de "puta y mala" por parte de chicas que de chicos.

    ResponderEliminar
  10. Y lo peor es cuando opinan sin pedir opinion...grgrgrgrgrg

    ResponderEliminar
  11. Bueno, se puede ser más sutil, aunque mi mujer tiene una frase bastante acertada cuando ve a alguien hecho un adefesio: ¿y a ese no le quiere nadie?... por aquello de avisar, y tal.

    ResponderEliminar
  12. ¡Madre mía, como está el percal! Te vengo a hacer una visita, que te la debo.
    Hombre... mejor no decir nada, pero nada, ni aunque te lo pregunten. Siempre estará todo el mundo genial y punto. ¡Qué más da cómo esté o cómo vaya! Si está cómodo.

    ResponderEliminar
  13. Conozco a uno que tiene ataques de sinceridad de este tipo, la putada es que la gente así generalmente sólo siente la necesidad imperiosa de decir la verdad para decir cosas negativas...

    Supongo que un poco de tacto nunca viene mal, y que hay gente con la que se tiene confianza y gente con la que no.

    Me ha impactado la frase de Elektra.

    ResponderEliminar
  14. No he podido ver la foto, debe ser mi ordenador.
    Hay gente para todo, evidentemente. La estupidez humana es lo más tangible del universo, desde luego. Esta pedorra no sabe que existen los espejos???? además, cada cual es libre de embutirse donde le dé la real gana.
    Besotes

    p.d. Algo de testicular si que tiene vuestro corazoncito masculino, pero oye!!!! que se entiende y nos gustáis así también!

    ResponderEliminar
  15. Es curioso, los que dicen las verdades a la cara porque son así no soportan que les paguen con la misma moneda...

    Además nosotras no engordamos, algo pasa con los vaqueros...

    Besicos

    ResponderEliminar
  16. ¡Yo no quiero que me pregunten nada de eso! Prefiero irme a nadar al Orinoco, con sus pirañas

    ResponderEliminar
  17. independientemente del género, porque todos/as nos podemos hacer el mismo daño, yo creo que es mejor procurar no herir al prójimo, lo considero más importante que manifestar una posible verdad, máxime cuando esta verdad es gratuita, no perentoria. me gusta la gente honesta, expeditiva, incluso, pero que no necesita sacar a relucir su lengua sin pelos a costa de ir puteando al personal, vamos.

    ResponderEliminar
  18. uno puede ser mas diplomatico y sutil al decir ciertas verdades; que ganas de herir gratuitamente al projimo!!

    ResponderEliminar
  19. Me parto con la frase de Belén: nosotras no engordamos, algo pasa con los vaqueros... Jajajajaja

    ResponderEliminar
  20. ...
    Sí, yo me la apunto. Para el futuro, por si acaso... ;)

    ResponderEliminar
  21. Joooder... eso no es sinceridad, sino mala educación. O, al menos, yo lo veo así. Creo que nadie debe exponer lo que no le gustaría que le dijeran a él o ella. Eso sí: la última respuesta es como ha de ser con las gentes que son así.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  22. Efectivamente, menudos ataques de "sinceridad" le entran a algun@s. ¿No podrían guardárselos para ell@s?:¡ no necesitamos este tipo de comentarios!!!!!.

    ResponderEliminar
  23. No se debería confundir la sinceridad con la falta de respeto y educación. Saber callarse a tiempo es una gran virtud.

    ResponderEliminar
  24. Ay!, debería prender a cerrar la boca, mejor!

    ResponderEliminar
  25. Anónimo3/6/11 11:32

    aaajajajajajaaaa muy bueno Raúl!Se puede ser sincero sin tener que ser mal educado!
    Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  26. Alguna gente confunde la sinceridad con la franqueza hiriente. (sobre todo cuando ni se le pregunta)

    ResponderEliminar
  27. hay una palabra para eso, ¿no? el síndrome de algo. ¿Los que callamos demasiado también tenemos un síndrome que nos etiquete?

    ainamatopeya.

    ResponderEliminar
  28. jajaja esa sinceridad extrema tampoco era tan necesaria, simplemente con el color no te pega todo arreglado

    ResponderEliminar
  29. A ésto se debía de referir Sabina con su Mentiras piadosas...

    Te dejo un beso Raúl.

    ResponderEliminar