hoy puede ser un gran día (o no)

se levantó a la hora de siempre, aunque no tenía conectado el despertador. era su primer día como parado y no había ninguna necesidad de levantarse a las 6:45h pero allí estaba, con los ojos abiertos, dando vueltas en la cama, escuchando el temprarno trinar de los pájaros. decidió hacerse un buen desayuno para arrancar el día óptimamente, pero estaba tan sumergido en sus pensamientos, dándole vueltas al hecho de que lo despidieran de la empresa después de 15 años de intachable entrega, que se le quemaron las tostadas. con el trastabillar de sostener los panes carbonizados en el aire pisó a su gato, marcando la entera huella del zapato en la cola del animal. el maullido fue absolutamente helador. repuesto del susto de la mañana emprendió su jornada curriculeando por la ciudad, repartiendo su vitae aquí y allá, con la sensación de estar echando papeles a la basura, directamente. dio mil vueltas tratando de encontrar su coche, cada vez más enajenado, porque recordaba perfectamente la calle donde lo aparcó. ya estaba a punto de llamar a la policia para tramitar la denucia por robo cuando un camarero le dijo que la grúa municipal había estado operando por allí. después del alivio inicial pensó en los muchos euros que le costaría recuperar el coche del depósito y la sonrisa se transformó en mueca torcida. con sólo unos segundos más hubiera cogido a tiempo el autobús que lo llevaba al retén, y eso que se hizo los cien metros en un tiempo muy aceptable, a pesar del impío sol de verano, aplatanante, pero sólo llegó justo para ver cerrarse las puertas en sus narices. tuvo que esperar media hora más hasta el próximo bus, sudando como un pollo, despeinao, hecho una piltrafa, intimidado por un grupo de jovencitas que seguro hacían comentarios entre risas. cuando por fin llegó a casa, completamente derrotado, decidió meterse en la ducha para sentir el maravilloso resbalar del agua fría, purificadora, y relajarse por fin. el puñetero gato, que estaba en ese momento en el baño y vio toda la escena, se estuvo riendo durante horas.

12 comentarios:

  1. Yo hoy también me hubiera quedado en la cama de buena gana...

    ResponderEliminar
  2. Sí hay días que por muy buena intenciones que lleves te sale todo mal, de esos tengo yo algunos!!!!

    ResponderEliminar
  3. creo que voy a empezar a pensármelo dos veces antes de decir que he tenido mal día...

    ResponderEliminar
  4. jjajjajajja, pues eso si es un mal dia!

    ResponderEliminar
  5. Joder pobre tio, me sabe mal ese día tan chungo, si lo conoces dile que le invito a un caraja, que por lo menos podrá hablar un rato e intentaremos que se ria un poco no?

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que no sé si reír o llorar, mi querido Raúl. El hostión es considerable, pero el pobre llevaba un día patético, de éstos en que todo, absolutamente todo se traba y sale al revés.
    Me encantó este relato, está muy bien escrito, conciso y original (mi niño vale "pa un roto y pa un descosíoooo". Lo mismo pincha, que compone, que escribeeeee).
    Te mando besos de, creo, la única persona en este país que no ve el partido España-Suiza, jajjajajajaja.

    ResponderEliminar
  7. Collons, vaya mal día. Brutal.

    ResponderEliminar
  8. http://www.youtube.com/watch?v=CDYzaC3LJeU
    lovely day...

    ResponderEliminar
  9. No es buen día, no...

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. Hay dás que son la leche, ¿no?
    Vaya tela.

    ResponderEliminar
  11. Ayyy Raúl, eso me ha dolido hasta a mi. Ver esa imagen...ufff.

    Tu cuento, para nota, yo le pongo un 10.
    Me ha encantado el repaso que das a la actualidad, a la que muchos se empeñan en ver bonita y perfecta porque la viven bajo otra realidad bien distinta.
    Y está escrito muy a tu estilo, con tu humor como siempre y en esta ocasión con una dosis perfecta de sarcasmo.

    Me encantó.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Justo una amiga había escrito un texto parecido al tuyo en su blog ayer y lo leí. Este me ha recordado mucho, salvo porque a ella le salen un poco mejor las cosas y al protagonista de tu historia cada cosa que le ocurre es peor que la anterior.
    Me gusta como escribes, buena utilizacion de la palabra. Un blog muy conseguido.

    ResponderEliminar