federico

por muy felino que fuera, federico nunca mostró fiereza alguna. tenía las garras de adorno, y le asustaban los ratones. federico prefería otros ambientes, y ejerció su derecho a ser feliz.


29 comentarios:

  1. Me ha encantado...no tengo nada que añadir..lo has sabido expresara ala perfeccion.

    ResponderEliminar
  2. Ese Federico!! Con un par para seguir siendo el mismo!!
    Buen día!

    ResponderEliminar
  3. ...y vivió feliz para siempre, comiendo zanahorias y f* como un conejo?
    XD

    ResponderEliminar
  4. y que mirada más dulce tiene Federico... la felicidad a un par de orejas :)

    Buen día!

    ResponderEliminar
  5. jijij pues su nuevo ambiente le sienta requetebien
    quien sabe lo mismo tiene un plan....

    ResponderEliminar
  6. jijijijijiji... qué bueno, ¡cambio de identidad!

    ResponderEliminar
  7. Aunque el gato se vista de conejo, ¿gato se queda? :P

    ResponderEliminar
  8. Después del esfínter de ayer y esto de hoy (un conejo felino) ¡ya no sé qué pensar!

    ResponderEliminar
  9. De locos felices está el manicomio lleno. Como dice eme, se ponga lo que se ponga, gato se queda.

    ResponderEliminar
  10. Es importante encontrar el sitio adecuado, sin duda. Me alegro por el gato... por el conejo. Bueno, por él.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Juaaaaaaaaaaaaaas es genial....
    Te identificas un poco con él??
    Por aquello de lo sensible, digo...

    ResponderEliminar
  12. bueno, yo estoy razonablemente a gusto conmigo mismo, así que no me planteo cambios sustanciales, pero me parece perfecto que quien tenga un problema en ese sentido intente vivir de otro modo para sentirse mejor.

    ResponderEliminar
  13. ¿Y le dejaron ser feliz en otra manada que no era la propia? ¿sí? ¿libre de sospecha?
    Qué raro... y qué bonito.
    Bien pensado sí que es antinatural este Fede, porque a los gatos no les gustan las grupos, son más bien individuales (creo no les gusta compartir... les gusta tener todo el mimo para ellos.. jajaja).
    Un bico.

    ResponderEliminar
  14. Asi debe ser.
    Hay que buscar la felicidad y no encasillarte donde el escaparate de la sociedad quiera verte.
    Muy bien por Federico, ole sus h.. :-)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Que bueno XDD
    Se te ocurre cada historia... te admiro, de verdad.

    ResponderEliminar
  16. ¡Me lo como! ¡Qué cosa tan linda de gato y de relato!

    ResponderEliminar
  17. Ya va siendo hora que aprendamos a asumir las diferencias y dejar que cada cual viva su vida como le apetezca.

    Por cierto, Federico nos parece un ser adorable.

    Un abrazo... eres genial contando cosas.

    ResponderEliminar
  18. Sos genial!!!
    La foto esta fantástica, y me encantó la idea de ser auténtico!

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Y seguro que vivió feliz siendo lo que sentía que era... que para eso estamos en este mundo. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Ayer no pude venir y me perdí esta preciosa reflexión.. Está monísimo Federico con orejitas de conejita playboy, jejejejejee, qué tierno/a.. Me encantan tus historias.
    En la entrada de hoy dos pedazos de tema que no puedo oir ahora, pero que escucharé en casa en cuanto me sea posible. Besos, Raúl.

    ResponderEliminar
  21. por lo menos así no está desubicado, como muchos otros...
    Muaks
    Encarna

    ResponderEliminar
  22. Ay precioso el cuentito!
    me lo llevo en el corazón con tu permiso.

    (y la fotito ilustrativa fantástica :D)

    un beso!

    ResponderEliminar
  23. ja ja ja ja ja
    que cosa, el gatito que se sentía mejor siendo conejo... espera voy a por mis orejas yo también y me uno a ese grupo, que de este a veces, ya me aburro...

    ResponderEliminar
  24. Genial, jajajajaja!! Con lo fácil que es feliz, qué difícil nos lo ponemos, eh?

    ResponderEliminar
  25. Estupendo por Federico!! Muy adecuada la foto

    ResponderEliminar
  26. :-)
    qué bien dices cosas en pocas palabras.

    he venido hoy por primera vez a dar una vuelta por aquí desde el blog de pitima, a quien sigo.

    ResponderEliminar
  27. ¡Que viva Federico! : )

    ResponderEliminar