ciencias (in)exactas

después de haberse desprendido de toda empantanosidad de pensamiento dando los esquinazos oportunos cuando algo olía a feo, a complicado, a triste, justo ahora que parecía tenerlo todo en orden en su cabeza, las cosas otra vez parecían no encajar, un vértigo de inexactitudes que le producía gran desasosiego. me cago en las cuadrículas! maldijo elevando los puños al cielo, y así, mirando al cielo, decidió que a partir de ese momento iba a escribir su vida en folios lisos, blancos, decidió que no se le iba a torcer el ánimo sólo porque algún renglón saliera torcido. dos más dos serán cuatro sólo si a mi me da la gana! exclamó, y una livianez desconocida le inundó todo el cuerpo.

27 comentarios:

  1. siempre en folios blancos, para ser lo que queramos ser.
    :*)

    ResponderEliminar
  2. ¿¿Me estás describiendo?? ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Buenas:
    es que muchas veces es más cuestión de enfoque personal, aunque cueste darse cuenta.
    Parafraseando a un tal Raul GREAT!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. un texto genial, muy optimista.
    me encanta la imagen que te inspiró, ¿o fue al revés?

    ayss... cómo me gusta el tetris!
    buenos días

    ResponderEliminar
  5. imagen primero, texto después :)

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho. Espero seguir el "consejo" de los últimos renglones.
    Un saludo RAÚL

    ResponderEliminar
  7. Debe ser que lo inexacto está lleno-lleníto de infinitas probabilidades...

    ResponderEliminar
  8. Lo de la “livianez” ha hecho que me acuerde de Kundera, a quien tengo abandonado desde hace demasiado tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Es que -con todas las consecuencias- hay que ser siempre como uno es, ni siquiera como uno cree que es u otros crean.

    ResponderEliminar
  10. lo inexacto siempre o casi siempre resulta ser mas interesante!!!

    ;))

    ResponderEliminar
  11. apoyo la moción de me cago en las cuadriculas, pero yo siempre digo que dos+dos = bicicleta...
    ^_^

    salu2

    ResponderEliminar
  12. Pues perdona, pero esa chica ya tiene mas de la mitad del trabajo hecho... que lo se ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  13. Muy buena decisión, es mejor torcerse por ti mismo que intentar seguir las líneas rectas de otros, es mejor equivocarte por decidir tú que acertar siempre por decisiones ajenas que no te convencen y desaniman. Así que vivan los folios en blanco!!!

    ResponderEliminar
  14. Concedámonos el derecho a nuestra propia imperfección, aunque nos ataquen las cuadrículas...
    Besicos
    Encarna

    ResponderEliminar
  15. ? y por que no dos más dos cinco?..

    ResponderEliminar
  16. Eso es Raúl. Nosotros somos folios en blanco. Siempre, siempre....

    p.d. Sabes? me encantaría ir por una calle en cuyos tejados asomase una especie de deconstrucción del cubo de Rubick. Quizá estaría paseando por tus sueños. :)

    Besos, guapo.

    ResponderEliminar
  17. Fuera cuadrículas encorsetadoras, viva la libertad de un folio en blanco. Genial Raul!!!!!

    ResponderEliminar
  18. nietzche dijo una vez,, a veces hace falta tener un caos dentro de si para dar a luz.. una estrella fugaz.. .. anyway..
    yo hice letras puras... muy puras
    sonrisas paradisiacas de esas

    ResponderEliminar
  19. ¡Vivan las ojas en blanco! ¡Me ha encantado la historia! Feliz finde, Raúl.

    ResponderEliminar
  20. ¡Así se hace sí señor!

    yo también escribo en folios blancos

    :D

    ResponderEliminar
  21. Di que sí. 2+2=4 o a 5 dependiendo del ánimo. Verás como así cuadran todas las cuentas. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  22. Y así quedó, liviano, hasta pasar la página

    ResponderEliminar
  23. quiero mas cuentos, ves llegue pedigüeña, feliz semana

    ResponderEliminar
  24. me gustan las ciencias exactas, pero mi naturaleza va en la hoja en blanco

    Besis

    ResponderEliminar