la receta

preparaba la receta con renovado amor, estaba dispuesta a espantar fantasmas discusionales pasados con una gran cena reconciliadora, decidida a que todo fuera maravilloso en esta nueva etapa de su vida en pareja. “un pellizquito de alegría, cuarto y mitad de comprensión, dos terroncitos de respeto” iba leyendo los pasos en voz alta, al tiempo que mezclaba ingredientes. sultán olisqueaba excitado, dando vueltas por la cocina, estorbándola. “un cachito de complicidad, dos tercios de ternura, una rebanada de ilusión”... el teléfono la interrumpió: “maría, cielo, tembo que cerralr unos asummpos en la ofisssina, no me esberes a cennar”. maría le colgó y se cagó tres cuartas partes en su puta madre. sultán meneaba el rabo como loco, no podía creer el manjar que le estaban poniendo en el cuenco de la comida.

34 comentarios:

  1. jo, qué chasco!
    buen finde!
    :*)

    ResponderEliminar
  2. klimtbalan11/7/08 8:24

    El manjar se lo merecía más sultán, que era realmente su pareja.
    Buen finde!!!Por fin!!

    ResponderEliminar
  3. Dile a Maria que no pierda más el tiempo. Que lo deje que lo deje! Y empiece a cocinarse para ella misma :-)

    ResponderEliminar
  4. y creo que, el tipo ni tenía problemas de dicción ni era catador oficial de Johnny Walker... al menos sultán cenó como un rey.
    supongo que por la interrupción se ha dejado las dos medidas de paciencia y el doble de buen humor... aunque a veces el mejor de los ingredientes es un punto de determinación y que le den candela.

    feliz viernes.

    ResponderEliminar
  5. Sultán reza pa que no vuelva el tipejo ese. Escribes unos cuentos chulísimos...
    Petonets
    Encarna

    ResponderEliminar
  6. lo de cagarse tres cuartas partes en su puta madre, es una de esas frases que hay que anotarse y soltarle a alguno de vez en cuando...
    Mira que dejarse el manjar...estos borrachos....

    buen finde ;-)

    ResponderEliminar
  7. Si es que cuando algo no tiene arreglo, no tiene arreglo, y no pasa nada, Es mejor hacerle la comida a Sultán.
    Esas frases tuyas están geniales, es cierto que hay que apuntarlas, ;-)
    Buen Findeee!!

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno Raúl! De regalo de viernes, uno de tus cuentos con inteligencia y sentido del humor. Me encanta!!!

    Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  9. ¿cómo arreglar esto? una receta estupenda, preparada de la forma más dulce, pero no para alguien así, desde luego.
    bonito cuento raúl :)
    _un abrazo

    ResponderEliminar
  10. A veces pasa... preparas la receta y tras el chasco se la come el que esta más cerca...
    dificil estar en la misma honda, en el mismo momento.
    Yo tb me apunto "la frasecilla"

    Me gustó.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Por lo menos Sultán disfrutó!! Y no fue a la basura. Yo tb me apunto la frase "se cagó tres cuartas partes en su puta madre"

    Buen finde

    ResponderEliminar
  12. JAJAJAJA. Hace justo un año me pasó lo mismo salvo que ¡sin perro! Igual si Sultán hubiera estado al lado la desilusión habría sido menos. No sé si aferrarme a la fidelidad de los perros ¡o mandar el recetario a la mierda!
    GENIAL, como siempre.

    ResponderEliminar
  13. Me ha recordado la peli aquella... ¿Como agua para chocolate?... jejeje.
    Recuerdo además una vez en la que me puse a hacer una tortilla de patata con una mala leche impresionante. Estaba muy cabreada con mi pareja de entonces.. Cortaba la cebolla como si fuese su cabeza... agssss. Él siempre se quejaba de la tortilla... ¡nunca estaba a su gusto!. Pero ese día... ¡le encantó!.
    Extraño ¿verdad?....jajajaja.

    En la cocina siempre hay que poner sentimiento... jejejeje.
    Me ha encantado el cuento, por descontado..
    Bicazo Raúl.
    (Perdón si no te visito tanto como me gustaría, pero no tengo demasiado tiempo, no es que haya perdido interés por tu blog, que sigue igual de interesante y divertido que al principio, que lo sepas)

    ResponderEliminar
  14. Buen relato, amigo... Mmm no sé si será de causalidad, telepatía o quizá sí influencia. Pásate por el de poemas (fondo gris). Aquí la menda hizo una receta para ser feliz. ¿Será que el clima veraniego aviva los jugos gástricos?
    Hablando en plata: tengo hambre.

    Beso mordido.

    Q.

    ResponderEliminar
  15. el amor de un perro ya se sabe
    es incondicional

    el otro

    puede traernos malos ratos
    pero tampoco podemos vivir sin ellos

    claro que siempre nos queda desahogarnos cagandonos en su puta madre
    jajajaa

    genial
    un beso

    ResponderEliminar
  16. pues con semejantes especies, lo tiene todo para desahogarse, el laurel para la digestión, la pimienta y la guindilla para limpiar los pulmones, el ajo que es un antibiótico natural y las cebollas limpian el organismo y ayudan a llorar, si a eso añadimos el amor...quien dice que la comida no cura. Besitos

    ResponderEliminar
  17. apesar da alegria de sultón


    ...muito tris te...





    ~

    ResponderEliminar
  18. JAJAJAAJA! qué bueno! y lo que lo disfrutó Sultán, que volvía a ser el rey de la casa! jeje...

    bueno pues nada, María volvía a tener ante sí tooooda una vida y es que a veces no nos damos cuenta de lo que perdemos, hasta que volvemos a recuperarlo ;)

    que pases buen finde Raúl!

    besote,
    Mary :D

    ResponderEliminar
  19. gracias por los comentarios buenos. me alegra que haya gustado el relato :)

    ResponderEliminar
  20. A lo mejor Sultán lo necesitaba más que él. jeje.

    Como receta, es todo un lujo, que cada uno añada su propio ingrediente ¿verdad?

    Besos, Raúl.

    ResponderEliminar
  21. Oye, el sultán debe ser a estas alturas sabio no? ;)

    besicos

    ResponderEliminar
  22. Un relato muy chulo, y después de leerlo me he quedado con las ganas de conocer la historia desde el punto de vista del "otro". Ella desilusionada y él pillándose una cogorza.........creo que me interesa más él :P

    ResponderEliminar
  23. Es que, claro, ya se sabe, la miel no está hecha para la boca del cerdo...
    Buen relato, rauli

    ResponderEliminar
  24. jajajajajaja!! eso nunca me va a pasar porque no cocino. jeje!!! chulísimo.

    ResponderEliminar
  25. De nuevo..
    Espero que lo de -Las tres cuartas partes de su .....- no se lo hechara a la olla, de ser asi seguramente sultan hubiera tenido ardores.....je je je je.
    Un cuento, bastante real, si fuera yo la mujer del susodicho cabroncete, cogeria a sultan, tiraria esa esperanza a la basura y me iria a enrollarme por ahi.
    Good job!.. Raul.
    Jesus

    ResponderEliminar
  26. ay...si todo fuera tan fácil como seguir una receta XDD Fantástico microcuento...como siempre (me repito como ese ajo de la foto!)

    ResponderEliminar
  27. cómo es? cagarse en los tres cuartos??? jajaja me ha encantado, y te digo más, Sultán tambien se merece que le preparen un manjar con el mismo sentimiento... no? kisses

    ResponderEliminar
  28. Otras interpreta-ciones. Si Sultán mueve el rabo demasiado es que quiere que le envíen a paseo! Así que Maria (sin tacos y con humor) le abre la puerta para que salga :D :D

    ResponderEliminar
  29. Menuda dieta la del sultan!!!
    :-D

    ResponderEliminar
  30. raúl, de verdad que eres la poya.. jaja el tio mamón.. pos na pal perro.. jaja

    ResponderEliminar
  31. Cuando llegó a casa después de una noche terrible, tenía tanto trabajo en ejem ejem la oficina, se encontró con una nota:

    "Te dejo. En el congelador te queda la comida de Sultán. Perdona, cariño, la tuya nos la llevamos nosotros. Pienso que no te importará. Nos vamos los dos a ser felices en Nosesabedonde. Ciao bacalao"

    ResponderEliminar
  32. Aaah por eso prefiero salir a comer fuera siempre, jeje.
    entretenido relato
    besos

    ResponderEliminar
  33. Sin lugar a dudas el paladar de ese hombre no es merecedor de tan suculenta cena y dedicación; muchas veces volcamos nuestras expectativas en personas y nos equivocamos, debemos volcarlas en nosotros mismos.
    La frase de "cuarto y mitad..." lapidaria, la anoto mentalmente.
    Acabo de descubrir esta sección de cuentos, todo un acierto me encantan las historias breves.
    Osculos.

    ResponderEliminar
  34. Muy bueno todo: cuento,final,y la frase de las tres cuartas partes jajaja

    ResponderEliminar