juan palomo

no sabía volar muy bien, rara vez salía de su torre (los palomos, en general, tienen miedo a los aterrizajes torpes, tan dañinos a veces), y por eso siempre hacía las cosas por sí mismo, para no tener que necesitar a nadie. recibía de vez en cuando mensajes de las palomas, invitándolo a salir, para volar alto, hasta tocar las estrellas, pero juan se dio cuenta, hace ya mucho tiempo, de que no se pueden tocar las estrellas, así que aprendió a mirarlas, desde su torre, a lo lejos. aprendió a conformarse sólo con su reflejo.



* vídeo: david ford (descubierto en doy-doy)

35 comentarios:

  1. Me ha recordado a un libro que leí sobre la actitud de las gaviotas en semejanza con los seres humanos...lo leí hace muchísimo tiempo...Presté el libro y como no, ya no lo recuperé...No recuerdo ni siquiera el autor...

    Me encanta la canción...gracias raúl por llenar mis mañanas de dulces sones!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. gracias yo! supongo que te refieres a "juan salvador gaviota" de richard bach (deberías recuperarlo!!)

    ResponderEliminar
  3. pero juan palomo no era el del anuncio??? Jeje :) Me ha gustado mucho el texto (me lo voy a llevar incorporado hoy) y la canción (!) No conocía a éste (!!!).

    ResponderEliminar
  4. Aprender a conformarse es desaprender a vivir.

    Con el continuo anhelo de una estrella inalcanzable y que quedaria tan bonita iluminando su nido...yo voto porque se ate una cuerda al culo y las colegas palomas lo lleven a las estrellas, si se suelta, que se estrelle, pero despues de haber rozado una y comprobado lo maravilloso que es su tacto

    ResponderEliminar
  5. No conocía la canción!!!!!

    Sones nuevos para mi, Raúl... gracias!

    Besicos

    ResponderEliminar
  6. juan es como el palomo del anuncio sí: "yo me lo guiso, yo me lo como". juan es david ford, que graba su canción al vuelo, en tiempo real, él solo, con TODOS los instrumentos (yo me quedo alucinao cada vez que doy al play). supongo que juan, en la torre, también es una gaviota venida a menos.

    ResponderEliminar
  7. buenas
    me gustan los reflejos, lo de tener que conformarse...eso NUNCA

    yo tb me quedo alucinada con la canción , la he tenido que escuchar varias veces y me voy" con la cancioncilla" metida en la cabeza, una gozada!!!
    gracias por el cuento y la musica
    besos

    ResponderEliminar
  8. Pobre juan palomo, estaba sólo para no tener que necesitar a nadie: se conformó. Ya te lo he dicho antes, tus cuentos son muy tiernos.
    En cuanto al otro él se lo come y se lo guisa solito, ¡qué fenómeno!

    ResponderEliminar
  9. que grande es este chico no?!!!!!
    alucinando estoy
    yo le hago los coros!!! please

    jiij
    me ha encantao

    ;)

    juan desmuestra ser bastante listo para ser un palomo. aprende a disfrutar de un reflejo ,me gusta no creo que sea un conformista sino todo un soñador!!!!

    ResponderEliminar
  10. Valla par de palomos! Este Juan no necesita las estrellas. El las crea. La voy a poner otra vez, jejeje, Me voy ha hacer algo con este buen royo que me ha dado el reflejo de "este maquina".
    Buenos dias! tks.-)

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno este David Ford!
    Ala!....Otro a la lista de pendintes por escuhar! (se me acumulan).

    Petonets.

    ResponderEliminar
  12. Bien vale la pena un desastroso aterrizaje por un instante entre las estrellas... cuestión de perspectiva.

    Genial asociación raúl, yo también me llevo un trocito de buen rollo para afrontar este nuevo día.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Qué bonito este texto Raúl. En eso consisten las alegrías diarias, no? En conformarse sin resignación y alegremente con lo que tenemos sin tener por ello que despegarnos de nuestros sueños...

    Sabes? Las primeras líneas del relato me han recordado una escena que viví hace unos años. Enfrente de mi casa de Burgos tengo una iglesia con cigüeñas. En una ocasión, una cría que estaba aprendiendo a volar se precipitó hasta el suelo. Sus alas sangraban y la pobre, completamente aterrada, se refugió en mi portal. Imagínate Raúl, yo que me encuentro a la cigüeña en mi portal!! Al final vino la policía, la metió en una cajita de cartón y se la llevaron a un centro...

    Besos y me alegro que te haya gustado el nuevo toque que le he dado al blog. ;-)

    ResponderEliminar
  14. Impresionante este Juan Palomo, no le falta de na, buenos instrumentos, buena musica, buena voz- Me ha ENCANTADO y.... menuda sala de instrumentos que tiene, una pasada.
    Besicos
    Encarna

    ResponderEliminar
  15. SIIIIIIIIII es eseeeeee!!! Uis que bien!! En verdad ya ni me acordaba de el.... me lo compraré seguro...

    Muacksss!!

    ResponderEliminar
  16. lo que se puede llegar a hacer en una cocina, eh!

    ResponderEliminar
  17. Juan Palomo era de los listos de la clase!!! Por cierto te nominé!!! Un besito. :-)

    ResponderEliminar
  18. Raúl, te superas a tí mismo con esos cuentos que nos cuentas. Es bello y triste, ¡pobre Juan Palomo!. Contentarse y conformarse, así se le pasó la vida... no disfrutó ni vivió como un palomo libre. Solo y conformado.... muy triste.
    El vídeo un fenómeno!!!!! como Usted, señor Músico.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Genial relación. Pobre Juan, siempre metido en su Torre... con miedo. Claro que también puede volar con la imaginación, e inventarse músicas, y hacer ese sonido de las palomas.. no cuando lloran... no, eso no, pero cantando, y montándoselo sólo, como el David Ford.. jejeje. Él se lo guisa, nosotros nos lo comemos con gusto.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  20. dói a beleza

    [ deste poema

    tu

    da cabeça aos pés ~

    ResponderEliminar
  21. ¡Y yo que me aburro en la cocina! A la próxima que haga unos espaguetis me monto un orfeón.
    Interesante as always

    Saludos!

    ResponderEliminar
  22. Saludos autodidactas!
    A este palomo no lo conocía pero la canción me ha parecido alucinante -su voz pelíiiiin aguda, para mi gusto.
    La historia de la cocina yo ya la conocía por Beck, otro genio.

    (te agrego a mi blog, estoy todo el día aquí metida)

    ResponderEliminar
  23. Raúl, comentario impertinente, aviso: Yo te veo como el Juan Palomo de tu cuento. ¿qué opinas? jajaja Ya, ya se que no sueles opinar y menos de esto, pero tenía que intentarlo :)

    ResponderEliminar
  24. Bonito texto, me ha gustado mucho el post. Un saludo

    ResponderEliminar
  25. impresionante!!
    tu texto una maravilla (como siempre)

    (yo tampoco sé volar, pero vivo en las nubes, he descubierto que esto es para mí, además las vistas desde aquí son una maravilla...)

    interesante web, me la apunto.

    ResponderEliminar
  26. Pues yo le regalo un puñado de estrellas a Palomo.
    Cuando vuelva a escuchar esta música, que cierre los ojos y extienda la mano. Podrá tocarlas!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. la vida a veces nos regala momentos de plenitud en los que tocamos las estrellas... quizás no son muchos, pero nos dan energía para seguir luchando por lo que queremos.
    :*)

    ResponderEliminar
  28. ¡Ostiiiii!!!..Raul
    Que bueno....
    El texto esta 100 x 100, el descubriento de este fantastico musico es genial.
    Me he quedado con la boca abierta, lo facil que es (si tienes esa casa con ese mogollon de instrumentos), componer una cancion , claro esta con los conocimientos necesarios de musica.
    Me ha recordado el Tubular Bells de Mike Oldfield. Lo vi en directo en el norte y solo habia un escenario lleno de instrumentos y salio el, y se lio a dar vueltas por el escenario haciendo sonar poco a poco cada uno de los instrumentos coordinandolos, en fin desde aquella no habia visto ni oido tal cosa.Felicidades, por este maravilloso post musical.
    Jesus

    ResponderEliminar
  29. Menudo fenómeno!!!!!!!!! que gozada poder crear así.

    ResponderEliminar
  30. ¿Seguro que no se pueden tocar las estrellas o es que el miedo a no saber volar es demasiado grande? Besos.

    ResponderEliminar
  31. Impresionante Raúl, David Ford no necesita salir a volar pues él mismo es la estrella de su universo.
    Genial. Besicos

    ResponderEliminar
  32. eso esta bien, pero si realmente quieres volar... cierra los ojos y alarga las manos, volaras mas alto, besos

    ResponderEliminar
  33. Conozco a muchos juanes que son un poco así, incluidas algunas juanas... estoy aprendiendo a pedir que me bajen las estrellas cuando yo no lo consigo y hay alguien más cerca de ellas...

    Me ha gustado mucho que has sacado una historia muy bonita de un dicho más que popular

    ResponderEliminar
  34. Siento decirte esto pero ¡será atontado el palomino!, más vale morir con las botas puestas que malvivir hasta senectute... ohhh!

    La música preciosa, imposible de encontrar sin ti, para mi, soy poseedora del titulo a la grandisima ignorancia.
    Un beso alado ;)

    ResponderEliminar
  35. Anónimo18/5/08 1:36

    ou mayfakingad, buenísimo el descubrimiento me ha encantao la música y la voz.
    mmmh Juan Palomo, macho tenía que ser, jaja, nosotras somos m ás vivas y mas arriesgadas ;) .
    besazos guapo

    sgo escuchando a David Ford, again!!

    ResponderEliminar