neurosis

entre bífidus, casei inmunitas y fermentos quedaron atrapadas las neuronas después de chupar la tapa del yogur, cohesionadas en jugo lácteo, como telaraña blanda. todas menos una. una neurona quedó suelta, y sin el abrigo de sus hermanas, se perdió. se sentía tan sola en el cerebro que emprendió un viaje de búsqueda, saltando por una oreja para caminar resuelta, decidida a recorrer la piel que fuera necesaria. se deslizó por el tobogán inverso del cuello hasta llegar a las faldas de los montes-senos. después de alcanzar la cima (esfuerzo titánico para una neurona), volvió a deslizarse, para llegar a la meseta llana del vientre, vasta planicie, y caminó hacia el sur, hasta encontrarse con un pequeño bosque, somero, delicado. cuando curioseaba por allí sintió una sacudida enorme. un monstruo indescriptible, como un irreductible ariete cárnico, la empujó por una hendidura, hasta el fondo de una refugio caliente, extrañamente confortable. una vez dentro pudo ver, horrorizada, como un puñado de serpenteantes neuronas con cola salían expulsadas por la boca de aquel monstruo, abalanzándose enajenadas hacia ella. nuestra neurona aventurera, la auténtica (aquella panda de locas-con-cola no eran neuronas ni nada) corrió con todas sus fuerzas sin atreverse a mirar atrás, hasta que se dio de bruces con un óvulo, con tanta fuerza que quedó dentro, completamente atrapada. el golpe fue tan brutal que ya no volvió a abrir los ojos hasta muchos meses después. al despertar estaba rodeada de auténticas hermanas neuronas, formando parte de nuevos pensamientos, alumbrando ideas frescas, fruto de aquel desconcertante parto cerebral interno.

45 comentarios:

  1. ....Que puedo decir ante tanta expresividad y tanto contenido...mejor solo lo leeré de nuevo otra vez y otra y otra para empaparme mucho más y dejarme llevar hasta donde la mente quiera viajar...

    ResponderEliminar
  2. Buena perspectiva, aunque...lo de la percepción serena ha estado mejor. Gracias por visitarme

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bueno! . Sin ánimo de ser grosero podría decir que este relato supera ampliamente la etiqueta de "paja mental". Es un auténtico "polvo mental". Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  4. Que qué bueno te ha quedado... Como médico, no puedo evitar pensar qué sucedería y que clase de células se generarían... Eso si, por ser neurona fue mayor su inteligencia que los pobres espermatozoides al llegar al óvulo... jajajaja
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Me ha parecido precioso que el elemento detonante fuera el yogur. Tus cuentos son muy tiernos. Me gustan. Mucho.

    ResponderEliminar
  6. que bien
    me encanta como escribes
    un dia de estos elegire el que mas me guste y te hare un hueco de honor en mi rincon,con tu permiso claro,,,xd

    ResponderEliminar
  7. pues claro, es un honor estar en un hueco de honor!! (pero sin premios ni nada, eh?)
    gracias generales. I'mHAPPY!

    ResponderEliminar
  8. desconcertante la verdad

    ResponderEliminar
  9. Oh! Es buenisimo Raúl! Que identificada me siento con esa excursión! Me resulta tan cercana esa vivencia cada sabado por la mañana cuando siento que alguna me abandona...claro que ese recorrido no me lo hubiese imaginado!

    Que alivio saber por fin donde van!

    Y que envidia! Es la historia más genial que he escuchado ultimamente! Ojala se me hubiese ocurrido a mi! Me encanta

    Raquel

    ResponderEliminar
  10. gracias raquel! yo he leido historias geniales tuyas, así que la envidia es mutua!! :)

    ResponderEliminar
  11. Raúl, estoy completamente de acuerdo con todos los que comentaron. ¡la historia es brillante, ocurrente, fresca, divertida y original!!!!!. Me gusta cuándo nos cuentas cosas, aún recuerdo y confieso que he releído aquella del avestruz que no era igual que sus hermanos...
    Podías participar en el concurso de relatos que ofrece la Universidad de Murcia, en los comentarios de mi ultimo post está la información.... ¡anímate!!!! seguro que lo ganasa. besos

    ResponderEliminar
  12. Me he pasado para escuchar alguna de tus elecciones musicales y me encuentro con uno de tus maravillosos cuentos! Me gusta mucho, mucho, como escribes y éste es espectacular.

    ¿Por qué no nos cuentas más cosas? Tienes mucha imaginación y creatividad y debes sacarla y de paso, activas la nuestra.

    El recorrido de la mano de la neurona, fascinante.

    ResponderEliminar
  13. Fascinante escrito con principio y sin final, de un final, que no tiene comienzo..........
    te abrazo desde lo inmenso

    ResponderEliminar
  14. Buena idea, mi amigo.

    :)

    saludos!
    musa

    ResponderEliminar
  15. Jo, como se nota que tu, si tienes buenas neuronas!!! (o por lo menos haces buen uso de ellas...jeje).

    En Serio, genial la historia!

    :)

    ResponderEliminar
  16. Me pregunto si esa neurona tendría la cara de Burt Reynolds.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. :O Oh!

    me he imaginado la neurona de excursión por mi cuerpo mientras lo leía.

    Estupendo Raúl.

    ResponderEliminar
  18. Me encantan tus ralladas raúl, no es peloteo, podría parecer, pero es que me dejas siempre con la boca abierta...

    Besicos

    ResponderEliminar
  19. + gracias. intentaré escribir cuentos con más frecuencia!! :)

    ResponderEliminar
  20. espero que cumplas y lo hagas.
    doblepirueta,aplausos y saludo

    ResponderEliminar
  21. Muy divertido el cuento, muy original, la verdad. UN abrazo.

    ResponderEliminar
  22. un mar de sensaciones, un mundo de emociones, una imagen sugestiva que nos lleva por caminos de pensamientos ambivalentes y oblicuos.... genial brother, genial!!!!

    dios te bendiga
    y ahora mas capacidad de creacion. no???

    un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Raúl, veo que te has estrujado las neuronas para desarrollar esta historia de recorrido neuronal! (no he dicho neuroanal eh!)

    Muy divertido!

    Un abrazo!:)

    ResponderEliminar
  24. Maravillosa y detallada descripcion del proceso del nacimiento de un nuevo ser humano, asi lo entiendo. Espero y deseo que toda esta estupenda experiencia la hayas vivido tu. Aunque tal y como esta el mundo, repertirla muchas veces es para millonarios con casas grandes. Saludos . Jesus

    ResponderEliminar
  25. bueno, no exactamente, es un viaje neuronal, el devenir del pensamiento, una aventura cognoscitiva... un desvarío vamos!! yo no tengo hijos, todavía no he vivido esa experiencia (está la cosa complicada, sí)

    ResponderEliminar
  26. que manera de reír, me encanto, vamos que casi me imagino su cara, ¿por qué tendrá cara?, besos

    ResponderEliminar
  27. Y yo que andaba buscando mi neurona perdida jejejejeje.... ya se donde ir a buscarla y con que.
    Buen desvario.
    Apertas.

    ResponderEliminar
  28. A Viagem Maravilhosa de

    Nils Holgersson

    nas veredas do...cérebro!!! :))

    ResponderEliminar
  29. Genial.
    Me has sorprendido muy gratamente con este relato.
    Tienes que escribir más de estos.
    La idea es muy buena y el recorrido ha sido muy interesante.
    Atrapas al lector y te lo llevas justo a donde quieres.
    Eso es genial.
    Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. Toda una aventura para una neurona atrevida.
    Muy bueno Raúl.
    un beso

    ResponderEliminar
  32. pues a estas horas de la noche, y con mis neuronas ya pidiendo con urgencia un descanso, poco más se me ocurre que apuntar...muy chulo!
    :*)

    ResponderEliminar
  33. ¿Por qué no escribes más a menudo? Cómo me ha gustado... jeje...

    besitos

    ResponderEliminar
  34. QUÉ BUENO!!!ORIGINAL,GRACIOSO,ENGANCHADOR (QUE ENGANCHA)Y SORPRENDENTE.
    ENHORABUENA :)

    ResponderEliminar
  35. Que buen cuento, me tuvo pegada al monitor leyendo uff esa neurona perdida . harto que se extraña cuando se pierde

    besos y felcidades port u blog

    ResponderEliminar
  36. con tu cuento asegura así, que todos por lo menos tienen una, jaja.
    :P
    besos

    ResponderEliminar
  37. Raúl,
    ufff, al menos ya sé dónde se meten. Y, por cierto, ya decía yo que mis dos hijas eran más guapas e inteligentes que mi chico (el padre de las criaturas vamos). ¡Claro! Si al final él empuja un poquito y lo demás, nueve meses de gestación incluídos, ha dependido exclusivamente de mí...
    Ahora sí...todo toma sentido...

    Jajaja...
    Besos,
    S.

    ResponderEliminar
  38. Se me han quedado las neuronas tiritando y la piel abrasada en frío... uau. Que relato tan bonito, impresionante. Te hago una reverencia, Raul. Me lo reservaré como texto de los especiales.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  39. Neurosis generadora de vida... tan fabuloso el destino como la travesía :D

    ¡Qué grata sorpresa!

    ResponderEliminar
  40. genial raúl... menos mal que escribes...porque lo de las adivinanzas.. lo llevo fatal..

    ResponderEliminar
  41. Sencillamente una excentricidad fabulosa y de una imaginación desbordante.Me ha gustado mucho de veras.Me fascina sobre todo su surrealismo tan peculiar.Excelente!!Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  42. Y qué te voy a decir que no sepas y que no te hayan dicho ya...jajaja.
    Sin duda tu cerebro es inquieto y la parte creativa está mimada por la música y, bueno, no es de extrañar que te salgan estas cositas geniales... (no digo que sea casual eh..)
    ¡Es que ya no sé que decirte!
    ¡ME GUSTA MUCHO! jajaja.
    Bicos.
    Pd: jajaja: esas locas con cola!! jajajaja... ¡ni neuronas ni nada! jajaja. ¡Tienes cada ocurrencia!

    ResponderEliminar
  43. da rabia y todo! que cosa más imperfectamente perfecta!!!
    ese libro de cuentos para el próximo sant jordi...

    ResponderEliminar
  44. Joder... Estaba comiendo un yogur de Aloe Vera (Kaiku) y casi me atraganto!
    Cabroncete!
    ;-)

    ResponderEliminar