marejada

6 sardinas por lata, 30 latas cada hora, 10 horas al día. el tiempo es confuso en una fábrica conservera. un minuto puede durar una eternidad y media. al menos es lo que pensaba mar, mientras organizaba sardinas, lata tras lata. a veces sufría calambres en la espalda, como una terrible descarga eléctrica. estaba realmente agotada, sentía enormes zumbidos en la cabeza, así que se permitió cerrar los ojos un momento, y escapó. de repente el industrial sonido de la maquinaria cobró forma, tuvo sentido, como una mágica melodía liberadora. las latas pasaban por la cinta, vacías…. mar!! el supervisor gritó energumenizado. mar!! cuando las máquinas volvieron a sonar sólo a máquinas, mar escapó, esta vez de verdad, corriendo como una loca, mientras se quitaba los guantes. mar!! pudo escuchar al supervisor, a lo lejos. “la mar no cabe en un lata” pensó, y ya no volvió la vista atrás.

39 comentarios:

  1. Alguna que otra vez he echado a correr sin mirar atr�s...Aunque a veces me he equivocado otras, estaba en el camino adecuado...Sea como fuese, siempre hay que mirar hacia delante y aceptar la decisi�n que has tomado...As� es la vida, se aprende a base de los errores y de los aciertos del d�a a d�a...

    ResponderEliminar
  2. "la mar no cabe en una lata", me ha encantado!!

    bonito nombre el de la protagonista...

    ResponderEliminar
  3. ya lo decía la canción..."es una lata el trabajar..." jejeje...fuera bromas, precioso poemaudio sobre los hombres y mujeres mecanizados del s.XXI

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. la musica mecanizada cual trabajo es perfecta.
    Me gustó mucho, mucho
    besos
    buen dia...

    ResponderEliminar
  6. eyyy

    creo que voy a tener que elegir ya el que mas me gusta porque cada vez me lo pones mas dificil

    :)

    ResponderEliminar
  7. ¿Puedes creer que me he estremecido al terminar la historia, imaginándome a Mar escapando?

    Me ha gustado muchísimo. El mar, como las personas, somos libres.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado (!) :)))

    ResponderEliminar
  9. A mí me han entrado muchas veces ganas de salir corriendo y eso que aquí las latas son libros y las sardinas letras, pero ya ves... en todos sitios cuecen habas.
    Me ha gustado como se ha desencadenado y el final, sobre todo, es un acto de valor, que no todos somos capaces de ejecutar(circunstancias de la vida).
    Besos Raúl.

    ResponderEliminar
  10. Cuando intentamos meter algo en una lata, lo estamos matando lentamente...La mar nunca puede morir porque es energía en estado puro!!! ;-)

    ResponderEliminar
  11. Me has hecho pensar un montón... yo trabajo en una manufacturera, electrónica, y me pregunto si de pronto habrá quien, como mar, quiera salir corriendo, botando todo, seguramente si... A veces, je, yo soy una de ellas, aunque no esté en la línea de producción...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Buena metáfora de la vida.

    ;)
    beso
    musa

    ResponderEliminar
  13. Este es de los mejorcitos microrelatos que has hecho querido: tiene buen ritmo y la metáfora mar como nombre y realidad con las sardinas y las latas está bien encontrada. Sí, sin duda.

    Beso espinado.
    :*
    Q.

    ResponderEliminar
  14. Mientras no huya de si misma, que corra sin parar!

    besos

    ResponderEliminar
  15. Llena de detalles y de sensibilidad... Es el colmo: ¡llamarse Mar y trabajar en una fábrica de conservas de sardinas!.. agsss...

    Es lo que tienen estos ritmos, que o te atrapan y oprimen, o, si al fin te dejas llevar... te liberan. Curioso ¿verdad?.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  16. Me has dejado impresionada, me he visto allí entre tanta sardina, con el mar corriendo como loco....

    ResponderEliminar
  17. Raúl, me ha parecido fantástica la conjunción de música y poema/relato. Te puedo asegurar que podía sentir el olor de la fábrica. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  18. Imagina el dia que todos los mares y las mares del mundo echemos a correr!!!, parará el crecimiento económico del país?, se hundirá la bolsa? o se pondrán a enlatar sardinas esos señores que no han dado golpe en su vida?
    Besicos,
    Encarna

    ResponderEliminar
  19. Esperemos que no haya usado aceite de Ucrania...
    Menuda mancha en 'la mar'...

    ResponderEliminar
  20. Jejeje
    Facil la votación...
    Teniendo discos... Claro!
    :-P

    ResponderEliminar
  21. el supervisor gritó energumenizado

    la vida gritó energumenizada

    el supervisor gritó

    o mar enrolou-se ao invés

    entreviu o supervisor nos seus

    olhos desorbitados

    os olhos rolaram no óleo das latas

    ouviu já longe

    a voz da água

    fechou a tampa de si

    agotada apequenou-se

    selou a lata





    ~

    ResponderEliminar
  22. Y cuanto valor hace falta para dejarlo todo y salir corriendo, sin mirar atrás, convencida y sonriendo...

    Tres hurras por la lucidez instantanea que te hace ver clara la realidad y por fin reaccionar sin miedo!

    ResponderEliminar
  23. Bellísima huída hacia adelante. Precioso texto, Raúl. Besitos.

    ResponderEliminar
  24. Qué horror de trabajo...

    ResponderEliminar
  25. Me gustan estos sampleos de música industrial,...por un momento cerré los ojos y pude ver a la Bjórk en Dancer in the Drak, cuando las máquinas producen música...
    uff dan gans de salir corriendo junto con Mar.
    Buen escrito, corto e intenso.
    Besazos guapo

    me ha gustado lo que alguien escribió por allá arriba, "mientras no huya de si misma....."

    ResponderEliminar
  26. nada mejor que alejarnos de algo que nos "enlata"... correr siempre hacia delante y sin mirar hacia atrás.
    La música que lo acompaña transmite las sensaciones que podría tener mar; siempre acertando.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  27. He tenido la misma sensación que bitter, aunque la música que acompaña el bonito texto no me va mucho.

    ResponderEliminar
  28. Pues muy bien hecho.
    Bonita frase para terminar la historia.
    El nombre de mar para este relato me encantó, muy sutil tu elección.
    La foto....que ni pintada.
    Y esa sensación de tranquilidad que nos transmite cuando cierra los ojos es fantástica.
    ¿Qué mas decirte?
    Que sigas, que sigas escribiendo que me gusta leerte.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  29. Como la película* :)

    CORRE, MAR, CORRE!!!

    --------------------
    *(Corre Lola, corre)

    ResponderEliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. Por cosas como estas bien se merece un premio, si es que quiere aceptarlo. En mi blog le espera.

    Saludos

    ResponderEliminar
  33. Querido Raúl, antes de irme quería pasar a verte y me alegro de haberlo hecho. Me encanta cómo escribes estos pequeños relatos... particularmente éste me ha emocionado. El trabajo mecánico de la fábrica, nada creativo, inhumano... me recuerda a la Revolución Industrial. Estoy de acuerdo con Tequila y Jugador 1:la música muy en consonacia con el relato... muy bueno.
    buen finde-puente. Te visito cuando vuelva del mar, precisamente, allí voy yo... sin latas y espero que con sardinas de chiringuito.
    Besos

    ResponderEliminar
  34. Cuanto mar alienado!!!!

    Y que bueno ser un poquito más libres...
    Pero cuanto sistema enfurecido, no??

    Impecable la elección musical, como siempre!

    Besis

    ResponderEliminar
  35. poemaudios, que buen invento.
    felicitats!

    ResponderEliminar
  36. Me ha encantado el texto y la música es realmente muy apropiada para ubicarse mejor en el mecanismo metálico del tiempo que no pasa y de las interminables cintas que transportan latas una tras de otra.Lo cierto es que yo la miro como una metáfora sobre mi vida,porque realmente tiene todos los ingredientes para verme reflejada en ella.Y si...dicen que valiéntemente un día salí corriendo,sin saber que me esperaba.Pero lo que si tenía claro es que mi mundo se estaba convirtiendo en algo demasiado pequeño y mecánico para poder sobrellevarlo sin caér en la locura y mi única opción era no dejar de correr.

    ResponderEliminar
  37. Raúl,
    de lo que he leído en tu página es lo mejor. La primera vez sin audio, la segunda con music. Me encanta.
    Me quito el sombrero.
    Besos,
    S.

    ResponderEliminar
  38. Raúl,
    de lo que he leído en tu página es lo mejor. La primera vez sin audio, la segunda con music. Me encanta.
    Me quito el sombrero.
    Besos,
    S.

    ResponderEliminar