el oso cautel

preparó su bolsa, metió tiritas, vendas, aguaconoxígeno, mercromina, anti-inflamatorio, anti-picaduras, un chubasquero, metió planos, parches, reflectores, un timbre de repuesto. se puso guantes, se puso casco, rodilleras, coderas, musleras. se puso orejeras. estuvo tentando con la cojonera, pero decidió que no en el último momento. se puso crema (protectora). se puso crema nueva para protegerse de la otra crema. mientras bajaba por las escaleras del portal iba pensando “qué gusto poder dar un buen paseo en bici…. es una auténtica sensación de libertad!!”

33 comentarios:

  1. genial la foto y el cuento.. simpatico.
    mercromina, jeje somos de otra generación ahora lo llaman betadine pero no es lo mismo.

    La libertad siempe es relativa, las experiencias nos marcan y a este pobriño le debió pasar de todo

    umm rico desayuno. gacias gacias..

    ResponderEliminar
  2. Mmmm, no ése y yo definitivamente no seríamos ni parientes... antes no se me olvida la cabeza porque viene incluida con el resto del cuerpo... yo conozco dos que tres que se parecen a tu oso cautel
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. gracias por el cumplido...
    si conoces alguna canción especial no dudes en comentármela, estoy abierta a cualquier sonido que puedan percibir mis oídos!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Me ha gustado mucho este post, querido Raúl!. ¡te superas cada día!. Me ha recordado a Jack Nicolshon en esa peli que hace de un obseso compulsivo, "Mejor Imposible", no recuerdo muy bien el título.
    Es genial. ¿cuántos candados tiene esa bici, por dios santo??.
    Si tengo que dejar así mi bici no la cojo en mi vida, ¡que trabajo más arduo!.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. me ha gustado un monton ,, puedo saber quien es el autor?? jjiji
    ....la libert@d siempre ha sido algo dificil de alcanzar

    ResponderEliminar
  6. pues el autor de este cuento (y de todos) soy yo mismo, un pobre viejo de la edad de la mercromina!! :P

    ResponderEliminar
  7. pues muchas felicidades Raul porque esta de puta madre , me ha gustado mucho el ritmo que le has dao y como has ido encadenando todo los elementos. de otra vieja de la edad de la mercromina jajajajaaja

    ResponderEliminar
  8. Y yo pensando:
    X luego baja a por la bici, quita las cadenas, lógicamente ha anochecido porque se ha estado 5 horas, pero también su cuerpo se ha puesto oscuro puesto que con tanta crema (metrosexuar, ubusexuar?) y con la grasilla de la misma bici parece un paterero.
    Entonces qué? Dice: subo otra vez a casa a ducharme y luego doy una vuelta. Si elige esta opción deberá volver a anclar la bici, por lo que el esfuerzo anterior (de todo el día) habrá sido en vano.
    La otra es decir: a la mierda! y llevarla pegada en el cuerpo durante el paseo, pero claro, a riesgo de que te confundan con una ladilla gigante y te persigan los antidisturbios y los de enfermedades infecciosas.

    Resumiendo: esa bicicleta es un engaño falaz, una tautología, una locura para el ser humano.

    Ale ya está mi toque transcendental diario.
    Beso rodado.
    :*

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja...pero qué bueno, sobre todo por la sensación de "libertad" que tiene el que lo cuenta...La foto seguramente será su bici que la ha dejado abajo casi desprotejida, aunque en Valencia realmente no es algo exagerado, alli las roban como churros y luego las venden en el mercadillo cerca del Mestalla. Un saludito!!! :-)

    ResponderEliminar
  10. Caramba....se olvidó su piel!

    ResponderEliminar
  11. Pues yo le llamaba también curocromo.. jajaja.. (será que soy más vieja todavía???)

    Me ha encantado. El título buenísimo (lo tuyo con las palabras es siempre un reto original). Poca libertad queda en este mundo. Necesitamos ser esclavos, y lo somos, de forma tan sutil que ni nos damos cuenta... aisss.
    Tus cuentos son una delicia y también los poemaudios...

    ResponderEliminar
  12. Y encima...se le haría de noche con tanto preparativo, no¿? ;)

    Muakssss.

    ResponderEliminar
  13. Conozco a unas cuantas personas así, ... y cuando menos lo esperan, se enamoran! La vida es así de irónica con uno y siempre te sorprende por algún flanco con la guardia bajada. Para eso estamos, ¿no? para aprender. Y cuando más se aprende es cuando te caes.

    Precioso cuento.

    ResponderEliminar
  14. a veces la mejor proteccion es un buen porrazo....la musica del corazon es bella porque me rodea gente bella... gracias por pasarte

    ResponderEliminar
  15. la libertad es eso libertad, y nos agrada tanto poder tenerla... la foto pareciera una obra de arte, y si no es una forma ironica de decirle al mundo que queremos seguridad......

    ResponderEliminar
  16. jajajajjajaj lo conseguiste, la primera risotada del día!!! ahora que lo pienso, que tarde ya no? ;)

    besicos protectores

    ResponderEliminar
  17. Confesión parte I:

    Y yo que he ido por un pueblo de toledo en bici sólo ocn las bragas!

    xDDDDd







    (tenía 8 años)

    ResponderEliminar
  18. ¿Y las gafas de sol? ¿Dónde se dejó las gafas de sol? Seguro que se acordó de ellas en el momento en el que abría el último candado...

    ResponderEliminar
  19. mmmmhh... me encanta

    (echaba de menos tus bonitas historias)


    besos :)

    ResponderEliminar
  20. Anónimo14/3/08 0:34

    Fantástico.
    Pena de estar out.
    Parachutes es una debilidad...
    Te sigo.
    Pero me faltan minutos para la vuelta.
    Dumas.

    ResponderEliminar
  21. bonito el cuento, pero el dueño de la bici de la foto, no creo que pasee demasiado jejej.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno! Sabés que? Me agrada que en tus escritos jamás comiences con mayúsculas!. Cuánta verdad, gracias a dios que en nuestra época realmente se vivía esa sensación de libertad.. Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Y pensar que muchas veces nos creemos libres cuando estamos atados a tantas cosas inconscientemente... es un relato muy ilustrativo, y la foto, ni te cuento. Besitos.

    ResponderEliminar
  24. Maníatico cuento.Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  25. joooooooooo una vuelta en bici, por ir en bici, que gusto y que envidia...pero dame unos días, claro que yo no tengo el equipo, no me multaran? besitos.

    ResponderEliminar
  26. en mi barrio se la llevan asi y to

    ResponderEliminar
  27. Pues si, es una buena y agradable sensación de libertad.
    Me ha encantado la foto aunque no entiendo qué es todo eso que rodea a la bicicleta. Vamos, que no es la mercromina ni demás enseres que ha prepardo nuestro protagonista:-)
    Te felicito por el cuento, pero me quedé con ganas de más :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Tiene un cuento Cortazar sobre una ciclista soberbio, lo puse una vez en el blog en el del Club lo mismo lo conoces, una jovencita con cola de caballo y faldita corta ¿orejeras y casco? ¡ a quien se le ocurre!

    ResponderEliminar
  29. que sin luces te multan eh!
    buenísima la dosi de realidad.

    ResponderEliminar
  30. ¡Qué sensación de libertad! Yo creo que básicamente lo pensó por el tema de la cojonera jejejejejejeje :)

    Quizá yo soy también un poco como el oso cautel jejejejejeje

    Muy bueno tu microrelato, te leo

    ResponderEliminar
  31. Yo creo que le faltaba la mascara anti-humos y algun tipo de motorcillo, que le ayudara a mover su cuerpo y la bici, porque claro con la carga de materiales protectores, debia de pesar la ostia..... Aunque menos mal que salia a darse la vuelta con el convencimiento de la "libertad".Saludos.

    ResponderEliminar