hip-hip!! (o campo)


un día, por casualidad, se miró ante el espejo, y descubrió atónito que era un caballito de mar. había confundido toda su vida el cielo con la superficie, mirándola desde lo hondo, desconcertado por el color uniforme de la fusión de agua y aire. se giró para tratar de verse entero, y advirtió que tenía unas alitas chiquitinas. las agitó curioso, y fluyó en el agua. "bueno, no está tan mal" pensó, y se dio una vuelta por lo profundo, mientras el sol, que penetraba tibio en el mar, acariciaba su alargado rostro.

30 comentarios:

  1. En que estaría pensando, era mágico y no lo sabía, y además podía volar...

    como perdemos la vida sin darnos cuenta que todo, todo está a nuestro alcance a tiro de solo un sueño..

    me encantó mi caballito de mar

    ResponderEliminar
  2. Se lo ha tomado mucho mejor que Gregorio Samsa, aquél señor kafkiano que se convirtió en cucaracha. Claro que, mucho mejor un caballito de mar que una cucaracha. Dónde va a parar.

    Saludos de San Viernes.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito, así debería ser, descubrirse y quererse uno tal cual es. Sin importar cuando se descubra ni como.
    Buen finde!!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el nombre de "hipocampo" y el juego que has hecho con él. Yo, en la próxima reencarnación,también me pido caballito de mar.

    ResponderEliminar
  5. Es que la vida bajo el mar es mucho mejor:

    http://www.youtube.com/watch?v=krueOmpVCAo

    ResponderEliminar
  6. mucho más fluido todo, sí :P

    ResponderEliminar
  7. Es curioso que el hipocampo sea un pez, cualquiera lo diría al observarlo de cerca pues inspira cualquier cosa, un ser mágico capaz tanto de nadar como de volar.
    Bello.

    ResponderEliminar
  8. Bonito texto...si es que a veces, de repente todo lo miramos desde una óptima totalmente distinta...

    ResponderEliminar
  9. a mi me jodería ser un caballito de mar, y si me pica la boca??? con qué me rasco si soy manicorto?

    ResponderEliminar
  10. Kafkiano, tío.
    Hay que descubrirse sorpresivamente.
    Anda, que si le pasa como a Samsa..
    Muy buen texto. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. bonito cuento. Estos seres siempre me han parecido unos animalitos adorables!.

    ResponderEliminar
  12. Se conoció a si mismo, se vio como era y se gustó.
    Precioso! ademas que era un caballito de mar, que no es poco!!

    ResponderEliminar
  13. bendita la casualidad y benditos los espejos que llevan a semejantes descubrimientos!!!
    sencillamente...precioso!

    ResponderEliminar
  14. Me encantan los hipocampos son hermosos, hay un cuento que me viene a la memoria que se trata de un hipocampo de oro de Abraham Valdelomar, te gustaría. Son seres tan bellos y algo místicos.
    Me gusta tu historia mucho !!
    besos

    ResponderEliminar
  15. Se me olvidó, este mini relato tiene magia y ternura, la nueva generación de hombres saca facetas muy femeninas de dentro, que los hacen mas bonitos.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  16. Cuando el monstruoso insecto se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en Gregorio Samsa.

    ResponderEliminar
  17. ME encanta cuando el mar acaricia...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. hay dias que me siento asi,.. como la yegua de mar.. o como una mariposa.. despues del viacrucis de la oruga... el agua cura... :)

    ResponderEliminar
  19. Precioso relato Raúl :D. Adoro a los caballitos de mar :)))). Un besote amigo :D

    ResponderEliminar
  20. Jajajajajaja, el título me fascinó, Raúl. Eres maravilloso.

    Muchos, muchos besos para ti.

    ResponderEliminar
  21. Gostei muito do título do post! bem criativo!

    E que maravilha um belo dia perceber-se um outro ser, uma outra coisa!

    Abraço grande!

    ResponderEliminar
  22. Hola.
    Llegué sin llegar y me gustó leer tu último post.

    Saludos desde la distancia.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  23. Los caballitos de mar siempre me han parecido seres mágicos, como si hubieran conseguido escaparse de un mundo de fantasía. Precioso relato.

    ResponderEliminar
  24. Encontrarse con uno mismo, y aceptarse...sí, es muy deseable, y sería muy saludable.

    Te dejo un beso Raúl.

    ResponderEliminar
  25. los caballitos de mar... son los padres los que crían los huevos. no las madres.
    y son monógamos para toda la vida.

    :-)

    ¿Ha sido la ilustración la que te ha movido a escribir un texto tan sugerente?

    ResponderEliminar
  26. pues en este caso la ilustración es sólo añadidura ornamental, aunque es verdad que le queda estupendamente bien al texto. viva google images!!

    ResponderEliminar
  27. Qué microcuento más encantador. Me encanta Raúl...

    ResponderEliminar
  28. Raúl, no puedo expresarte con palabras cuánto me gustaron tanto la ilustración (es tuya?) como el escrito. Está precioso. No sé por qué, pero me llegó profundamente. ;)

    ResponderEliminar
  29. noo, la ilustración la saqué del google images, ojalá yo supiera dibujar así! el escrito sí, todo mío.

    ResponderEliminar
  30. Raúl, pues con el don que tienes tanto para la música como para escribir, con poco que te pongas a dibujar triunfas segurísimo!!! (Joder unos tanto y otros tan poco, yo mismo :P)

    ResponderEliminar