DR. FRENESÍ


se hizo tan popular que su consulta siempre estaba llena, a todas horas, repleta de gente ansiosa por someterse al tratamiento del doctor frenesí. desde que su anuncio salió en televisión prometiendo una vida plena, con todas aquellas caras sonrientes, iluminadas de pura felicidad, las visitas se multiplicaron. el doctor promulgaba el entusiasmo como actitud vital primordial para ser feliz, todo había que encararlo con energía, vigorosamente, desde las tareas más nimias, hacer la cama, comprar el pan, hasta las empresas más complejas. el entusiasmo era el motor ideal para mover nuestro cerebro, nuestro corazón, porque había que hacer ejercicio, por supuesto, con entusiasmo, ir corriendo a todas partes, ser un runner, un runner feliz, además, que se adivine la sonrisa detrás de la braga térmica, si todavía no ha salido el sol en las frías calles de la ciudad. había que tonificar la mente también, hacer cursos de todo tipo, asistir a charlas, seminarios, viajar incesantemente, mostrar entusiasmo por adquirir los conocimientos más variopintos. el doctor frenesí, para celebrar el formidable éxito de su consulta, decidió invitar a comer a sus empleados, dos voluntariosas enfermeras, de inalterable sonrisa, pura energía, y un secretario entregado, todo amabilidad. el doctor, cómo no, también era ducho en las artes culinarias y decidió prepararles una lasaña de verduras en su casa, para consolidar todavía más la armonía de este grupo de profesionales de la felicidad. hablando de la buena marcha del negocio con sus empleados mientras cortaba unos pimientos, analizando cómo estaban aumentando los ingresos, el doctor, que ya se excitaba casi con cualquier cosa, al visualizar la montaña de billetes que estaba consiguiendo, sintió un repentino rubor azorado en las mejillas, una salivación súbita, y entornó los ojos mirando al infinito, dejándose llevar por la orgiástica sensación... hasta que los gritos horrorizados de sus espantados comensales rompieron la magia del momento

25 comentarios:

  1. Alegría, alegría, corre, corre, el Dr. Frenesí no ganará Master Chef, no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no tendrá problemas con el reloj, pero no creo que pueda ganar el concurso, visto el resultado!

      Eliminar
  2. ¡Dios de mi vida, qué hombre!. El dinero, a la larga, no produce la felicidad, y si no, que se lo pregunten al doctor millonetis, que no estaba a lo que estaba...
    Muy curioso tu cuento, muy bien escrito. Esta "imaginación tan negra" le da un puntito a un blog mayormente musical.
    Besos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un tipo intenso, sí, transita por el camino de la felicidad un tanto atropellado! besos :)

      Eliminar
  3. ufff me ha caido mal el señor este..... le esta bien empleado

    el cuento genial ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aunque derroche simpatía, seguro, no resulta muy simpático, verdad?

      Eliminar
  4. aisssss... qué grimita...
    Todo en medida, o no... un poco más... y luego un poco menos... para ir compensando... pero nunca en la justa medida... para asegurar el gusto nomás... no sé si me explico...
    Que no, que se le pasó el éxito... no? Pues haber usado del brillante, que no se pasa nunca... aunque a veces se queda duro... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿brillante? si te escucharan los/las arroceros/as de mi tierra te corrían a gorrazos! :D

      Eliminar
    2. jajaja... claro sí... perdón la por la grosería... :D

      Eliminar
  5. eres muy bueno cocinando estos textos ;) con giros de tuerca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, si son así, platos sencillitos, me defiendo! :)

      Eliminar
  6. Da un poco de yuyu la foto. El texto, genial, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un mucho yuyu, diría yo! es un gran trabajo de retoque fotográfico, está muy conseguido

      Eliminar
  7. Mummm que rica receta para mi próximo "Tratado culinario"... se pasó de energía este Dr.Frenesí. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tú sí que cocinas de lujo Carmen, sabrosísimo siempre. el dr. se pasó de energía y de frenada! :)

      Eliminar
  8. Viendo la foto se veía venir...pero yo quería verlo y lo he visto!
    Bravo.

    ResponderEliminar
  9. ¿Gritos horrorizados? No entiendo, no comprendo, no puedo "visualizarlo".
    Buaaaa, me parto. jijijiji.

    Desde luego que tu relato no tiene desperdicio de principio a fin. Tanta positividad, tanta energía, tan buen rollo, tan perfecto todo,.....es lo que tiene, que a poco que pongas los pies en la tierra (o el terrenal dinero) ¡¡zas!!! :-)

    Muy bueno, Raúl, como todos tus relatos. Me gustó!!!!!
    Besos.
    P.D: ¿Qué fue primero la imagen o el relato? Yo creo que la foto y de ahí nació lo demás....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la imagen primero, había que encontrar una explicación a ese entusiasmo desmedido! :)

      Eliminar
  10. Impactado por la foto, no quiero pasar consulta por este doctor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la imagen es potente, sí, se te mete en el ojo!

      Eliminar
  11. es como el cuento de la lechera en versión gore... ayyy pobre doctor Frenesí... :)

    ResponderEliminar
  12. Genial Raúl, sencillamente GENIAL

    ResponderEliminar